Ingles III v1 1bi [15457]
  Derecho penal v1 1-1bi [1828]
  Derecho ambiental v1 1b [13359]
  Antropologia v1 1bi [4734]
  Logica Juridica 2do bi [2378]
  Derecho Civil IV 2do bi [5463]
  Derecho Administrativo 2do bi [3749]
Ingles III v1 1bi [15457]
susesion_por_causa 1er bi [13614]
Derecho ambiental v1 1b [13359]
Derecho Civil III 2do bi [12622]
Logica Juridica 1er bi [11124]
Ha muerto dios [6309]
Psicología 3 2 [6037]
Sarahnucky 1 semana
viperhom 3 semanas
tupoeta 4 semanas
Veronawxa 18 semanas
Veronayym 18 semanas
Usuario: Contraseña:
No cerrar sesión        
Abrázame te lo pido 377 0
Somos dos corazones 318 0
PRISIONERO DEL AMOR 338 0
ME DECLARÓ LA GUERRA 326 0
AMOR JURÍDICO 318 0
Navegación

Usuarios Conectados
Invitados: 2

Miembros: 0

Total Miembros: 193
Último Miembro: Sarahnucky

Meine Freunde

Du musst eingeloggt sein, um deine Freunde sehen zu können!


Nuestro Catálogo

Anuncios clasificados



0 Anuncios clasificados


Version 5.00

Random Media

BUSCADOR










 

Smiley face
         Artículos
         EL MITO DE JESUS

EL MITO DE JESUS

Desde el 4 de abril del 2004, domingo, se conmemoró, otra vez, la falaz e inventada por intereses tan espurios como oscurantistas y estafadores, la supuesta semana en que el imaginario Jesús de Galilea, supuesto hijo de un imaginario dios, que sería él mismo a la vez, lo mismo que su santísimo espíritu, que también sería algo diferente, según se inventara un hereje llamado Orígenes, habría sido juzgado, condenado, crucificado, torturado y muerto para resucitar conforme la supersticiosa y cabalística creencia de la secta de los fariseos dentro del templo de los judíos, que era el centro del Poder del Estado de Israel al momento de consolidarse y expandirse el Imperio Romano que, siendo fundado en el año 27 antes de esta era, para el 0 ó el 1 de la era presente, así como por 4 siglos más, se encontraba en pleno apogeo y bien lejos de su decadencia.

Ya, por el solo hecho de atribuirle tantas inaceptables e inverificables cualidades, se ve a las claras que es un tremendo engaño, basado en innumerables disparates, ninguno de los cuales puede ser demostrado, así como ni práctica ni razonablemente comprobado.

De ahí que en esa fábula se cree por autoengaño, por ignorancia, por infamia, por angustia o por miedo, si no por todas y cada una de estas cosas a la vez. Y es a ese amasijo de infamias, operando como una sola fuerza ciega, a lo que, para avalar ese estado de enajenación en que cae la persona o grupo de personas que se inclinan a identificarse con él (con el amasijo ese), se ha inventado lo de: en esto se cree por fe. Y ese autoengaño patológico de carácter alienante o de locura, es lo que en realidad constituye eso que, para justificar y explicar lo insólito dentro del campo de las fantasías mágico-religiosas, han dado en llamar fe. En términos sencillos: otro gran disparate.

El tal Jesús en realidad nunca existió. Del mismo modo que de ningún pecado jamás nos liberó, ni nos ha liberado ni nos liberará.

Farsantes han existido y existirán siempre. Del Jesús ese no decimos que fue un farsante, farsantes son los que se lo inventaron y siguen con la farsa. En lo que respecta al mundo judío, en el que el fantasioso engaño ubica el nacimiento, aparición y muerte del tal Jesús, allí siempre se ha estado, y en eso se sigue todavía, a la espera de un salvador, de un enviado, de un cristo, que es la palabra griega con que se dice Mesías, de su dios egoísta criminal, vengativo y sanguinario Jehová, Javeh, Elí, etc., que se ponga al frente de imaginarios ejércitos celestiales de ángeles guerreros que destruirán sin piedad y con fuego a sus enemigos e impondrán la hegemonía de los judíos. Del mitológico invento terminó por apropiarse, como de todo en esa época, el mismo Imperio Romano, igual a como hace hoy el imperialismo norteamericano, que según la leyenda lo mató, pero que, como la historia la escribe el ganador y no el derrotado, se ha creado la otra leyenda, como obra de las mercenarios del imperio, que aún perdura y por la que han muertos asesinados tantos millones de seres humanos por los cristianos, sobre todo por los sectarios seguidores del catolicismo, a quienes en saña criminal los disidentes protestantes siempre han querido igualar y hasta superar, que si, desde la época del estafador Pablo de Tarso, a quien se atribuye la creación de la religión cristiana, hasta el día actual se reparten por años los muertos, se tiene que a cada año le correspondería poco más de 150 mil muertos asesinados anualmente.

La estafa que gira alrededor de Jesús el cristo se cimienta en colocar lo ilusorio en lugar de lo real. Y de lo ilusorio, caracterizado esto por un conjunto de cualidades virtuosas o atributos ideales, se erige a su vez un modelo, un estándar, un arquetipo, o como les gusta cacarear a los súbditos lacayos del neoliberalismo, un paradigma. Así se erige el mito de Jesús y por ello se dice que es un sincretismo irreal. Y cuando al mitológico personaje se le hace nacer o se le pone a actuar, las contradicciones abundan hasta el punto de no poder soportar el peso de la verificación elemental que propicia, por ejemplo, la exégesis histórica, que sería equivalente a la comprobación, a la luz de los hechos y las realidades, de lo que se dice o se le atribuye al mito Jesús.

Si se toman los llamados textos canónicos u oficiales del cristianismo, que serían los llamados 4 evangelios que oficializó el sanguinario emperador romano Constantino I, se verá que de farsa en farsa se llega a la ridiculez.

Que el enviado de Elí, de Javeh o de Jehová fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo se dice, y que la madre que lo parió siguió siendo virgen al ser preñada, mientras estuvo preñada y aun después que lo parió. Sin embargo, como los mitos se nutren  de hechos reales, distorsionados, embellecidos o disfrazados, lo que sí se sabe es que los grupos de fanáticos que clamaban y preparaban la llegada de Cristo se dedicaban a la celebración de orgías, pues eran practicantes del amor en grupo o colectivo, estimulado por el consumo masivo de los llamados tés de hongos divinos, como sucede con el denominado amanita muscaria, de efectos alucinógenos fulminantes, de hachís y del té de campana, entre muchos otros productos alucinógenos. Y otros evangelios tenidos por inaceptables entre los oficialistas del cristianismo y llamados apócrifos, recogen este hecho en otra forma mitológica diferente, y dan cuenta que, después de una gran orgía, a la que María de Magdala era asidua asistente y a quien le atribuyen ser la verdadera madre de Jesús, después de una intensa actividad orgiástica, tan de moda hoy día, alucinó ver a San Gabriel, que según esta leyenda sería santo aún antes, muchos siglos antes, del surgimiento del cristianismo, y que ese santo, que surgió no se sabe como, cuándo ni de donde, le habría advertido que estaba preñada.

Y María ni se extrañaría, pues es lógico que de tan variada e intensa actividad, lo más natural es que terminara fecundada.

Este podría ser un hecho real escogido para, sobre él, construir la leyenda.

Así, ni hombre, ni hijo, hijo de dios y mucho menos dios, y espíritu santo. ¿Quién diablos ha podido ver nunca a un espíritu fuera del cuerpo de un hombre?

Que sería hijo de dios, omnipotente, omnipresente y omnisapiente. Falso, absoluta y rotundamente falso. El mito es inconsistente como omnipotente, pues se dejaría capturar y colgar de un madero, lo que le daría la condición de maldito, anatematizado, según el mismo Viejo Testamento, en el Deuteronomio, artículo 21, versículos 22 y 23.

Es por igual inconsistente el mito en cuanto a omnisapiente, pues sería el diablo, poseyendo en legiones a un pobre hombre que vivía alimentándose de cadáveres en el cementerio de un poblado cerca del lago de Tiberíades, quien le habría puesto en conocimiento -óigase bien-, sería el ser imaginario llamado el diablo quien le pondría en conocimiento a Jesús de que él, Jesús, era el hijo de dios. Pero valga subrayar que si éste le dictó a Moisés, que era analfabeto además de gago, el Deuteronomio y, por lo tanto, el artículo 21 versículos 22 y 23 es su punto de vista, ese dios sería tan ingrato que convirtió en maldito a su mismo hijo, que era él a su vez, además del supuesto Espíritu Santo.

De sus virtudes y su pureza absoluta se encargó el Evangelio de Mateo de desmentirlas poniendo en boca del mismo dios-Jesús y luego cristo, o bien padre, hijo y espíritu santo, aquellas expresiones que lo igualan con un lumpen de la más baja ralea, al decir en el Art. 11 versículos 18 y 19: Vino Juan -se supone que el Bautista- que no comía, no bebía ni veía mujeres, y le decían endemoniado; vengo yo, que bebo vino, como una barrica según dice San Jerónimo en su Vulgata, que como igual que un barril sin fondo y que me rodeo de alegres mujeres, y me acusan de bebedor, de comelón y mujeriego.

No cabe duda que el caso amerita pensarlo con ecuanimidad y sin pasión.

Puro se dice que era, que no conoció mujeres. Eso resulta inconsistente si se conoce el Evangelio de Tomás, o el taoma, que significa el gemelo, lo que indica que en un caso posiblemente real de uno de los tantos farsantes que se decían el cristo, se habría podido tomar el caso de un gemelo. En dicho Evangelio aparece María Salome diciendo a Jesús: ¿Y tú quién eres que te acuestas en mi cama y comes de mi mesa? Así como recoge las protestas de los demás apóstoles por la presencia de María Salomé, protestas a las que habría apaciguado prometiéndoles que la convertiría en hombre, al no dejarla quedar preñada.

Que era bondadoso, esa falsa virtud rueda por los suelos con el caso donde quemara la higuera que, por estar fuera de época, no le da los higos deseados.
Existió Jesús o fue un invento dos versiones una que si una que no.
 

La noche en que nació Jesús había pastores en el campo, por lo tanto Jesús no nació en diciembre, ya que se sabe que los rebaños en el tiempo de Jesús pasaban el invierno bajo cubierta.
Cuando ingresaron paganos a la iglesia cristiana, adaptaron el 25 de diciembre de ellos, fecha del solsticio de invierno en que celebraban el renacimiento del Dios Sol (los devotos paganos de Miltra), y adoptaron esa fecha como fecha del nacimiento de Jesucristo.
La navidad se originó alrededor del año 275, en un tiempo en el que el culto del sol era especialmente dominante en Roma.
En los cinco libritos titulados «Jesucristo nunca ha existido» (De Emilio Bossi. Publicaciones Acratas: El Sembrador. Edita CNT de Andorra) se puede leer, y se debe, que en realidad Jesucristo no existió, no fue un personaje histórico. Los griegos y los romanos no oyeron hablar de él, su nombre no aparece en obras profanas hasta un siglo después y aún así indirectamente, a propósito de movimientos y de las persecuciones de la secta cristiana. En el mismo judaísmo no dejó una impresión muy duradera. Filón muerto hacia el año 50 nada sabe de él. Josefo nacido en el año 37 y que escribió hasta finales de siglo sienta su condena en algunas líneas como un suceso vulgar y al enumerar las sectas omite a los cristianos.

Un escritor hebreo, Justo de Tiberiades compuso una historia hebrea desde Moises hasta finales del año 50 y no cita siquiera el nombre de Jesucristo.
Plutarco nacido 50 años después de Jesucristo, historiador eminente y concienzudo no pudo haber ignorado, de conocerla, la existencia de Cristo y «sus proezas». Séneca no dice una palabra de Cristo aunque hablando de los cristianos no los distingue de los hebreos.
El mismo silencio de la historia hacia Jesús, se produce hacía los apóstoles acerca de los cuales no existen más documentos que los eclesiásticos.

Los únicos autores profanos que han hablado de Cristo fueron el historiador hebreo Josefo, Tácito, Suetonio y Plinio. Se demuestra que Suetonio y Plinio entran en contradiciones y se excluyen uno a otro y las pocas líneas de Josefo y Tácito han sido falsificadas. Por si fuera poco, ninguno de los que debieron tener tratos con Jesús, como Pilatos, Hanán, Caifás, etc., dejó rastro en su historia de estas relaciones. Los únicos testimonios que hablan de la vida y obra de Jesucristo son los evangelios y datan de los siglos III y IV y no son prueba de la existencia de tal personaje.

 
La vida, el pensamiento, la acción, la palabra, la doctrina de Cristo no existe en los evangelios, como no sea en cuanto son predichos por los profetas o previstos por el Antiguo Testamento. Si nace en Betlem, van a Egipto, si Herodes ordena la matanza de los inocentes, si vuelve a Galilea y vive en Nazaret (para poder llamarse Nazareno), si encuentra a Juan Bautista, va a Cafarnaun, sana endemoniados, cura muchedumbres y les prohibe que lo divulguen, habla en parábolas para no ser comprendido, Judas le traiciona, en la cruz pide de beber, etc..., es para cumplir las Escrituras y las profecías. Cristo ni dijo ni fue él mismo, más que lo que la Escritura había ordenado que hiciera o fuera.

 
Por si fuera poco, existen numerosas contradiciones y omisiones entre los cuatro evangelistas. Mateo y Lucas dan distintas versiones de la genealogía de Jesús. En cuanto al viaje de María y José, Marcos y Lucas se contradicen en si pasan o no por Jerusalén, si huyen a Egipto o no. Marcos y Juan nada dicen de la infancia de Jesús. Hay contradicción en cuanto a dónde vive y sus viajes a Jerusalén donde es conocido o no. Las hay también en si Juan Bautista conoce o no a Jesús, en el día de la última cena, en la escena del huerto de Getsemaní, ni en la hora de la muerte.
En otro lugar de esta obra se pregunta el autor que si Jesucristo nunca existió, cómo y por qué fue inventado, para pasar a demostrar que otros personajes análogos e idénticos le precedieron en la historia de los mitos.
En la antigua India hubo más de un Dios redentor, Vischnu se encarnó nueve veces, tomando forma humana para redimir a la humanidad. En la octava se encarna en Cristna y en la novena en Buda.


Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios. Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir. Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche, el día del nacimiento ( en un redil) es adorado por pastores. En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo. A raiz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocuría 3.500 años antes de nuestra era.
La novena encarnación es como Buda. Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes. Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús). La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual. Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría, abandonó el lecho materno para cumplir su misión. Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas. El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús), tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan. Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola. En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo.
Mitra es el dios redentor de Persia. Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsisticio de invierno. La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto. Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra. Muere como Cristo en el equinocio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad.
En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis). Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinocio de primavera y también resucitado. Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno.


También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno, después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba. La mitología del antiguo testamento se basa en estos conceptos fundamentales: Dios, la creación, la caída de los angeles, el Edén, la serpiente y el pecado original, el diluvio, la torre de Babel, los angeles y los demonios, el Paraiso y el infierno, los Patriarcas, un legislador inspirado y los profetas. Pero esta mitología no es original, pues la tuvieron otros pueblos antes que el hebreo.
Un Dios nacido de una virgen -dice Dupuis-, en el solsticio de invierno, y resucitado en la Pascua, después de haber descendido a los infiernos; un Dios que lleva tras de sí un cortejo de doce apóstoles correspondientes a las doce constelaciones, y que hace pasar a la humanidad bajo el imperio de la luz, no puede ser más que un Dios solar, copiado de tantos mitos heliosísticos que abundan en Oriente.
Segun Wikipedia.


Jesús de Nazaret, también conocido como Jesús, Cristo o Jesucristo, es la figura central del cristianismo. Para la mayoría de las denominaciones cristianas, es el Hijo de Dios y, por extensión, la encarnación de Dios mismo. Su importancia estriba asimismo en la creencia de que, con su muerte y posterior resurrección, redimió al género humano. En el islam, donde es conocido por el nombre deIsa, lo consideran también como uno de sus profetas más importantes. Es uno de los personajes que han ejercido una mayor influencia en la cultura occidental.Según la opinión mayoritariamente aceptada en medios académicos, basada en una lectura crítica de los textos sobre su figura,1 Jesús de Nazaret fue un predicador judío2 que vivió a comienzos del siglo I en las regiones de Galilea y Judea y fue crucificado en Jerusalén en torno al año 30.Lo que se conoce de Jesús depende casi absolutamente3 de la tradición cristiana, especialmente de la utilizada para la composición de los evangelios sinópticos, redactados, según opinión mayoritaria, unos 30 ó 40 años, como mínimo, después de su muerte. La mayoría de los estudiosos considera que mediante el estudio de los evangelios es posible reconstruir tradiciones que se remontan a contemporáneos de Jesús, aunque existen grandes discrepancias entre los investigadores en cuanto a los métodos de análisis de los textos y las conclusiones que de ellos pueden extraerse. Existe una minoría que niega la existencia histórica de Jesús de Nazaret.1

Maqueta de una reconstrucción de la ciudad de Jerusalén (siglo I).El pueblo judío, sin estado propio desde la destrucción del Primer Templo en 587 a. C., en tiempos de Nabucodonosor II, había pasado varias décadas sometido, sucesivamente, ababilonios, persas, la dinastía ptolemaica de Egipto y el Imperio seléucida, sin que se produjeran conflictos de gravedad. En el siglo II a. C., sin embargo, el monarca seléucida Antíoco IV Epífanes, decidido a imponer la helenización del territorio, profanó el Templo (el Segundo Templo, reconstruido en época persa), lo que desencadenó una rebelión, acaudillada por una familia sacerdotal, los Macabeos, que tendría como consecuencia el establecimiento de un nuevo estado judío independiente, que duraría hasta el año 63 a. C.


En este año, el general romano Pompeyo intervino en la guerra civil que enfrentaba a dos hermanos de la dinastía asmonea, Hircano II y Aristóbulo II. Con esta intervención dio comienzo el dominio romano en Palestina. Dicho dominio, sin embargo, no se ejerció siempre de forma directa, sino mediante la creación de uno o varios estados clientes, que pagaban tributo a Roma y estaban obligados a aceptar sus directrices. El propio Hircano II fue mantenido por Pompeyo al frente del país, aunque no como rey, sino como etnarca. Posteriormente, tras un intento de recuperar el trono del hijo de Aristóbulo II, Antígono, quien fue apoyado por los partos, el hombre de confianza de Roma fue Herodes, quien no pertenecía a la familia de los asmoneos, sino que era hijo de Antípatro, un general de Hircano II de origen idumeo.Tras su victoria sobre los partos y los seguidores de Antígono, Herodes fue nombrado rey de Judea por Roma en37 a. C. Su reinado, durante el cual, según opinión mayoritaria, tuvo lugar el nacimiento de Jesús de Nazaret, fue un período relativamente próspero.A la muerte de Herodes, en 4 a. C., su reino se dividió entre tres de sus hijos: Arquelao fue designado etnarca deJudea, Samaria e Idumea; a Antipas (llamado Herodes Antipas en el Nuevo Testamento) le correspondieron los territorios de Galilea y Perea, que gobernó con el título de tetrarca; por último, Filipo heredó, también como tetrarca, las regiones más remotas: Batanea, Gaulanítide, Traconítide y Auranítide.Estos nuevos gobernantes correrían diversa suerte. Mientras que Antipas se mantuvo en el poder durante cuarenta y tres años, hasta 39, Arquelao, debido al descontento de sus súbditos, fue depuesto en 6 d. C. por Roma, que pasó a controlar directamente los territorios de Judea, Samaría e Idumea.En el período en que Jesús desarrolló su actividad, por lo tanto, su territorio de origen, Galilea, formaba parte del reino de Antipas, responsable de la ejecución de Juan el Bautista, y al que una tradición tardía, que solo se encuentra en el Evangelio de Lucas, hace jugar un papel secundario en el juicio de Jesús. Judea, en cambio, era administrada directamente por un funcionario romano, perteneciente al orden ecuestre, que llevó primero el título de prefecto (hasta el año 41) y luego (desde 44) el de procurador. En el período de la actividad de Jesús, el prefecto romano era Poncio Pilato.El prefecto no residía en Jerusalén, sino en Cesarea Marítima, ciudad de la costa mediterránea que había sido fundada por Herodes el Grande, aunque se desplazaba a Jerusalén en algunas ocasiones (por ejemplo, con motivo de la fiesta de Pésaj o Pascua, como se relata en los evangelios, ya que era en estas fiestas, que congregaban a miles de judíos, cuando solían producirse tumultos). Contaba con unos efectivos militares relativamente reducidos (unos 3.000 hombres),81 y su autoridad estaba supeditada a la del legado de Siria. En tiempos de Jesús, el prefecto tenía el derecho exclusivo de dictar sentencias de muerte (ius gladii).Sin embargo, Judea gozaba de un cierto nivel de autogobierno. En especial, Jerusalén estaba gobernada por la autoridad del sumo sacerdote, y su consejo o Sanedrín. Las competencias exactas del Sanedrín son objeto de controversia, aunque en general se admite que, salvo en casos muy excepcionales, no tenían la potestad de juzgar delitos capitales.LA VERSIÓN DE QUE SI EXISTE. Según la tradición cristiana y los escritos bíblicos, Jesús nació en Belén, pero junto a sus padres María y José, debió huir a Egipto porque el rey Herodes lo buscaba para matarlo ya que vio en Él a un posible rival. Cuando Jesús regresó a Nazaret, al sur de la región de Galilea, fue bautizado por su primo Juan Bautista a orillas del río Jordán. Durante la ceremonia se vio descender al Espíritu Santo en forma de paloma y se escuchó la voz de Dios desde el cielo.Más tarde, Cristo, guiado por el Espíritu Santo, partió al desierto donde fue tentado por el demonio. Estuvo cuarenta días y cuarenta noches ayunando. Después de este período, Jesús comenzó su vida pública como predicador de la Buena Nueva. Ésta era la promesa de la vida eterna gracias al envío que había hecho Dios de su hijo para redimir al mundo. Para llegar a los fieles, lo hizo tanto al aire libre como en las sinagogas, y fue muy común que utilizara parábolas para darse a entender mejor.
La originalidad de su discurso radicaba en poner el amor a Dios en el centro de la vida. Y este amor debía materializarse en todas las formas posibles, incluso amando al enemigo y al enfermo.


Durante su recorrido por los pueblos y aldeas, Jesús iba haciendo milagros entre los judíos. Sin embargo, mucha gente no creía en sus palabras, por lo que tuvo disputas con la jerarquía judía y, especialmente con los fariseos. Pero Cristo estaba acostumbrado a estas situaciones y nunca se dejó amedrentar por los incrédulos.
En una ocasión, estando Jesús orando junto a sus apóstoles en un monte, su rostro se transformó y su ropa se volvió blanca y resplandeciente. A su lado aparecieron Moisés y Elías. Se oyó desde el cielo una voz celestial que afirmó: “Este es mi Hijo elegido, escuchadle". La tradición cristiana conoce este momento como la Transfiguración.
Jesús, junto a sus discípulos, ingresó a Jerusalén a celebrar la fiesta de Pascua. Al entrar fue recibido como un verdadero rey. Durante la noche de Pascua, en Betania, se realizó la Última Cena. Allí fue cuando se instauraron los sacramentos de la orden sacerdotal y de la comunión. En esa misma cena fue que Jesús advirtió que sería traicionado por Judas Iscariote.


Judas, vendió a Jesucristo por treinta piezas de plata. Mientras Jesús oraba en el huerto de Getsemaní, aparecieron un grupo de hombres armados que lo buscaban. Por medio de un beso de Judas a Jesús, los hombres lo reconocieron. A pesar de que sus seguidores intentaron defenderlo, finalmente huyeron y Jesús fue capturado. Durante su juicio, el sumo sacerdote Caifás, le preguntó a Cristo si es que él era el hijo del Mesías. Ante su respuesta afirmativa, fue condenado por blasfemia.
Al día siguiente fue llevado ante el procurador romano, Poncio Pilato. Éste no lo encontró culpable, pero le pidió al pueblo que eligiera si es que se le condenaba o no. La multitud pidió la libertad para Barrabás, un conocido bandido, y que fuera condenado Jesús. Finalmente, luego de ser humillado y sometido a golpes, Jesús fue crucificado. Luego de morir, fue sepultado envuelto en una sábana. Al tercer día de su muerte, el cuerpo de Jesús ya no estaba porque había resucitado.


La figura de Jesucristo y su mensaje siguen estando muy presentes en el mundo actual, especialmente en Occidente. Aunque no sea aceptado como principio de fe, es indiscutible su influencia al punto de poder marcar un elemento histórico tan importante como el inicio del calendario. Además, en todo el mundo se celebra su nacimiento y se conmemora su muerte y resurrección. Sin duda, es uno de los hombres que más ha influido en la historia del mundo.


Social Sharing: Facebook Google Tweet This
Facebook Like:


         Comentarios
         Comentarios
No hay comentarios.
         Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
         Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para votar.

No hay valoraciones.
Encuesta Pública
Por la Consulta Popular VOTARÁS:

SI

NO


Conectar vía Facebook
Conectar vía Facebook

Facebook Like

Shoutbox
You must login to post a message.

26-12-2012 08:28
Bienvenidos a la web mas romantica de toda la red

Estadísticas
Visitantes online: 2
Usuarios Conectados:
no members online


Usuarios registrados: 193
Nuevo usuario: Sarahnucky

Visitantes de hoy: 477
Visitantes Conectados: 2
Max. onlinerecord: 470
Max. por día: 7358
Visitantes de ayer: 0
Visitantes del mes: 477
Total de visitantes: 4256950

Últimas 24h:

























         Contactar
Tu Nombre:
Email:
Asunto:
Mensaje:
Código de Validación:

Introduce el Código de Validación:
Enviar preguntas

5,638,857 Visitas Únicas